• 01.jpg

    We Did It Again # 1,, 2012
    Proyección sobre maqueta de edificio dentro de un escaparate de centro comercial.
    Lighthouse-Casa de Luz, comisario Alfonso de la Torre, programa After Arco'12, Madrid

  • 02.jpg

    We Did It Again # 1,, 2012
    Proyección sobre maqueta de edificio dentro de un escaparate de centro comercial.
    Lighthouse-Casa de Luz, comisario Alfonso de la Torre, programa After Arco'12, Madrid

  • 03.jpg

    We Did It Again # 1,, 2012
    Proyección sobre maqueta de edificio dentro de un escaparate de centro comercial.
    Lighthouse-Casa de Luz, comisario Alfonso de la Torre, programa After Arco'12, Madrid

  • 04.jpg

    We Did It Again # 1,, 2012
    Proyección sobre maqueta de edificio dentro de un escaparate de centro comercial.
    Lighthouse-Casa de Luz, comisario Alfonso de la Torre, programa After Arco'12, Madrid

We Did It Again

Mira enfrente porque, como voyeur, detrás de las ventanas ya no se excita ninguna historia. La afectividad recorre la pared, aunque interrumpida por esos vanos que antes daban entrada a tu curiosidad y te introducían en un espacio cerrado, íntimo, donde protegerse otros y lavar la ropa.
Cambio de paradigma. Reformular la capacidad relacional de la persona hasta ahora asentada en base a dos ámbitos separados nítidamente: ámbito privado y ámbito público, a los que se les atribuían espacios físicos excluyentes. Hay que asumir que estos espacios, solapándose, se han hecho coincidentes.
¡Ay! La tranquilidad de pensarse desde la perspectiva de que portamos algo interno.
¡Ay! Espacio afectivo, donde permanecer agazapados. Sus paredes ya no retienen nada.
Reality shows, redes sociales, eslóganes que atienden a las emociones de quienes los portan en manifestaciones políticas... La afectividad se ha expandido. El concepto de intimidad está obsoleto.